El Almuerzo

No había alcanzado a comer un cuarto del trozo de carne en mi plato cuando entré en un estado de aturdimiento y perplejidad. Todo lo externo me parecía ajeno, el aire se movía lento, no imaginaba el mensaje que iba a recibir. Os juro que mi vista se desdobló y sentí toda la desesperación de ese ser, cuyo único pecado fue nacer animal comestible. Vi en sus ojos la desesperanza y el terror, sin comprender el motivo de tan salvaje destino.

Por fortuna fueron solamente unos segundos, no hubiera podido soportar experimentar también el dolor de su muerte, aunque fue el tiempo suficiente para no poder seguir comiendo de su cadáver. Parece que aún me mira como preguntándome por qué no lo ayudé, por qué así, por qué él. Ahora comprendo que no se trata sólo de una falta ética inequívoca, en medio de la epifanía percibí que el acto de tortura se transforma en energía maligna y queda impregnada en los cuerpos sutiles del consumidor.

Ya es de noche y me siento agotada por la culpa de haberme dejado llevar por la inconsciencia y el hedonismo. ¡Dios! No puedo seguir alimentándome del sufrimiento, me niego a seguir siendo cómplice que la opresión de otros cuerpos. Pero no puedo borrar mis pecados, ni volver el tiempo para evitar los asesinatos. La única forma de redimirme, es no volver a consumir carne de ningún otro humano jamás.

Ilustración: Takato Yamamoto

Despertar

Florezco en conversaciones sinceras con mis hermanas
que fueron humilladas por el hombre que nos amó,
florezco en el entendimiento repentino
del sentido cósmico de mi dolor,
al dejar ir mi objeto de deseo
y ser consciente del apego que ha traído tanta miseria.

Florezco en la poesía que me devuelve a la vida
después de que la melancolía
me dejara al borde de la muerte por años,
y en la perplejidad que ya no causa angustia sino alegría
al ver tantos tonos de verde a través de la ventana
en el camino de regreso.

Florece el vacío en mi pecho y se transforma
en energía eterna y circular,
se une a otras que van sanando el mismo sufrimiento
de caer en amores falsos,
de despertar sabiendo que hoy
otra será sacrificada por el perdón de nuestros pecados:
haber tenido la osadía de nacer mujer.

Florecemos, ya no somos sólo cuerpos anónimos
que así como llegan se van, sino el amor fraternal
brotando de cada herida que se siente propia,
abrazo tu historia de valor indescriptible,
no sé tu nombre pero YO TE CREO,
honro la herencia de nuestras ancestras
que lo dieron todo en silencio.

Hoy por ellas dejamos de callar
y perpetuar el menosprecio a la fragilidad aparente,
me rindo ante el destino en plena consciencia,
me entrego a los caminos de la existencia,
a esta lucha colectiva por la libertad de TODAS
sin descanso, hasta que la última florezca.

* Ilustración: Miho Hirano
* Febrero 2020

Prosopagnosia

¿Es así como una persona recuerda una cara?
pensó que parecía una burla del destino
si es que algo así existía,
mientras repasaba cada detalle de sus oscuras pupilas.

Y los fragmentos de piel que evitaba observar
no existen, se decía,
e imaginaba un rostro difuso con espacios vacíos,
esa claridad repentina era pecado.

Al parecer algo o alguien había escuchado
cuando describió hasta la característica más ínfima del imaginario,
así vería las señales y estaría segura
o simplemente no se manifestarían nunca.

De un día para otro apareció efímero, inmutable,
y se preguntó, ¿qué es esto?
¿tan mala suerte he de tener
para que haya llegado un imposible desde tan lejos?

El humo se lleva la capacidad de ver lo real,
el efecto psicodélico empieza a esfumarse,
volverá a las memorias mundanas,
a recordar las caras por partes.

No lo sospechas porque soy muda,
pero he pedido las señales más extrañas y las he obtenido,
esta sincronicidad tragicómica se entretuvo jugando conmigo,
mientras sigo intentando deducir
cuál era la probabilidad de encontrarte
entre todos los universos posibles.

Aunque se queme el mundo entero
y los muertos se multipliquen,
sonreiré ante esta bella escena
de coincidir entre tanto dolor.

Ilustración: Lia Kimura

Serendipia

Hoy que la Memoria se ha autoexiliado de su caja de Pandora
y en medio de la huida ha tropezado con el espejo,
se ha visto obligada a observar su alma con misericordia.

Hoy que los sueños revelan tragedias innegables
en un intento desesperado por revivir el recuerdo,
el único camino posible es darle la mano y despedirse amablemente.

Hoy que los huesos de este cuerpo incómodo yacen sin voluntad
y que a mis dedos se le han caído las máscaras,
las cartas que escribieron vuelven como si nunca las hubiera quemado.

Hoy que retornan las ideas prohibidas y se incrustan como un mantra,
que caen como una avalancha y se atropellan entre sí
haciendo tanto ruido que hasta he fantaseado con ceder a su penitencia,
puedo decir, por fin, que estoy triste.

Entonces pienso que si no estuviera todo sería más simple
pues cada ser es tan sólo un punto ínfimo en la eternidad del universo,
el tiempo se encargaría de otorgar el perdón,
después de unos años la pérdida sería olvidada.

Ya no habría quien apague el fuego
con su incompetencia para avivar las brasas,
no habrían cucharas y tazas con restos de té en el lavaplatos,
no quedarían cabellos regados por toda la casa,
ni olor a humedad cuando lleguen del trabajo.

Pero podría acaso marchar en paz
sabiendo que aunque no estuviera
las cosas no serían tan sencillas para los que se quedan,
así que debo perdonarme las largas ausencias,
no es esta la Muerte que quiero vivir.

Sin embargo es justo desaparecer de vez en cuando,
navegar en el significado oculto de cada pesadilla,
como esa en la que finalmente la Sombra me encontró,
grande fue mi sorpresa cuando en medio del análisis descubrí
que el asesino no era nadie más
que Yo.

* Junio 2018
Ilustración: Marianne Stokes, “La jeune fille et la Mort”

Remordimiento literario

No soy poeta,
nunca seré poeta,
sólo soy una mancha de pintura,
una manzana podrida,
una casa incendiada.

Yo… no soy poeta…
¡y nunca seré poeta!
pues, dígame usted si es poesía
hablar de basura, heces y carroña.
He fracasado.

* Octubre 2011
Ilustradora: Miranda Meeks

25 de Noviembre

Cuando quise revelar mis palabras el aliado cantautor que admiraba
me preguntó si lo que escribí era realmente un poema,
días después supe que anduvo en una marcha feminista y critiqué su presencia,
me dijo ofendido -no sabía que eras tan RADICAL-,
yo le explicaba cual fémina abnegada los motivos de mi ideal.

Aunque se encendió mi alarma feminista no encontraba indicio de peligro,
no quise ver que su breve cariño se transformaba en una semana de indiferencia
para mí eso era conveniente después del estrés postraumático
que ocasionó el MACHO que decía amarme y que intentó ahorcarme,
ya no quería amores cotidianos.

De repente ocurrió el eclipse y limpió todo lo innecesario,
me enteré de que mi ALIADO tenía compañera, quizá desde hace cuánto,
mientras yo todo este tiempo confiando en sus palabras y en su soledad,
prestando mi cuerpo para traicionar a una igual,
que creía sus cuentos.

Sus excusas fueron obviamente un desastre, cada una más absurda que la otra,
NO lo entiendo, si ellos tan tenido poliamor durante toda la historia
y siguen sin importar el dolor ajeno, y quieren poseer más y más CUERPOS,
YO NO QUIERO placer a costa del sufrimiento de otra compañera,
porque no son suyas, somos NUESTRAS.

Meses después en el día contra la violencia
unas compas capuchas colgaron un lienzo monumental
cómo lo podría olvidar, -SI NO HAY JUSTICIA HAY FUNA- decía,
gran sorpresa tuve al ver entre los nombres a mi ex aliado
no una sino dos veces, debo reconocer que después de reírme, lloré.

La estatua en honor al hombre deconstruido terminó de caer,
el que predicaba amor libre y nunca tuvo responsabilidad afectiva,
fue esa mi insignificante experiencia,
¿¡pero QUÉ LES HIZO este weon a mis compañeras!?
¿aún no comprenden el por qué de una marcha separatista?

Cuidémonos hermanas, para no ser objeto de goce de machos narcisos
HABLEMOS, para no ser cómplices del silencio y sus engaños
para no perdernos más en versos de poetas nefastos
y que un abrazo fraternal
se lleve los nombres
de todos los hombres
que no saben amar.

instagram.com/katze.i

El plan

Cuando me vaya será sin previo aviso,
no dejaré cartas de despedida
ni haré maletas con zapatos o vestidos,
solamente pasearé por el parque.

Allí escribiré un poema o algo que se le parezca,
de ser suficientemente bueno tal vez decida quedarme
para seguir combatiendo insecto que me carcome el alma
y lo que me queda de cadáver.

Voy a suicidarme en el lenguaje
que se pase rápido la vida escribiendo
mientras me aniquilo a diario, cobardemente,
dibujando letras como gusanos
en un papel cubierto de tierra del cementerio.

Ilustración: Marion Bolognesi

* Junio 2018

Chile despertó

Hace tanto que no pasaba nada excepto la vida,
pero la Verdad se hizo presente en el fuego,
he encontrado estas palabras entre los escombros
de las tablas quemadas y los vidrios rotos,
cómo no quedar hipnotizada ante tanta belleza
cómo no agradecer que al fin entran ganas de vivir.

Sin embargo quedé rota al escuchar el toque de queda
marcada de imágenes innegables de torturas,
del planeta muerto por la avaricia de unos pocos
mientras el ladrón supremo habla contra el vandalismo,
que se quemen entonces las sedes de los partidos políticos
tus supermercados explotadores y farmacias coludidas,
se quemará también tu nombre en los libros de historia
sabrá el mundo entero sobre esta patria genocida
porque somos los siete jinetes de tu apocalipsis.

Somos la herencia de los Detenidos Desaparecidos
el maltrato sostenido al pueblo Mapuche en la Araucanía
somos todas las mujeres por las que nunca hicieron nada
los niños vulnerados por instituciones profanas
somos los ancianos viviendo en la miseria
los trabajadores diciendo basta a tus migajas
los estudiantes evasores exigiendo justicia.

Mandaste a tus perros con metralleta a una guerra
contra el pueblo que sólo tiene ollas y cucharas de madera,
me pronuncio hoy por lxs asesinadxs en las protestas
por los apresados en montajes de la policía
por la niña con balines en las piernas
por lxs abusadxs en comisarías
por los apaleados, atropellados, crucificados
por quienes han perdido sus ojos
por la que apareció colgada en una reja para amedrentarnos
pero no…
YA NO TENEMOS MIEDO.

Ilustración: Instagram.com/catalina.cataclismo
Ilustración: catalina.cataclismo

Fiestas patrias

No existe la patria más allá del concepto vacío
inventado para que el pobre vaya a matarse a la guerra,
repudio su hipocresía y su celebración como imperativo,
me niego a ver mi país como una empresa,
a callar que a mi Tierra le han cortado la lengua.

¿Acaso se olvidaron de que todos somos indios?
¿se olvidaron de las dictaduras y femicidios?
¿debemos sentir orgullo de la ignorancia y el autoengaño?
¿de los robos al pueblo y de los jueces comprados?

Compañero de los doce juegos, traidor
de tu identidad mestiza, negador
mendigas las sobras mientras adoras la bandera,
es más fácil servir de buena gana al patrón
que asumirte huacho de un padre maltratador.

Tú, defensor de libertades envenenadas,
enemigo de la vida, padre de fin de semana,
no eres más que un asesino de sueños,
un violador de almas,
entiende que no sólo se vulnera
cuando se mata.

Ilustración: Malaimagen

*** A los borregos que aún celebran esta mierda y que son cómplices del abuso por acción u omisión, en nuestro país, en sus trabajos y en sus propios hogares. ***

Preguntas

La verdad es que miraba de un lado al otro y no encontraba el sentido. Me reprochaba con desesperación ¿realmente elegí vivir de esta manera?, ¿elegí esta condena de payaso triste cuya obsesión es verse decadente frente al espejo? En ese momento se quebró palabra y decidí mirar hacia arriba, pero me invadió tal sensación de vacío que desde ese entonces, camino con la mirada fija en el cemento.

Ilustración: Sam Guay

* Febrero 2011

Gnosis

¿Qué fue aquel impacto removió el cielo
y desmembró mi casa de arena y espejos?
¿qué es lo que me atrajo a caer en esta tierra muerta a condenarme?
¿revivir una y otra vez los mismos males?
el Espíritu que duerme en mis memorias
no comprende y se retuerce, tratando de volver.

Debí sospechar de los sueños en donde me visitaba de luto
de regalo un reloj detenido a las tres menos dos
y ahora dónde escondo el miedo y el rencor
si todo lo que aprendí se escapa de mis manos
y no hago más que ver cómo se aleja
¡casi alcancé las estrellas!
pero es más importante el animal que cargo.

Frente a la balanza asumiré todos mis pecados
pero hasta que ese momento llegue
sólo te pido una muleta, ¡no permitas que me lleven!
no me dejes como yo te he abandonado.

Las miles de páginas se han quemado
porque debí mirar una salvación lejana e inconsecuente
y elegí quedarme en el vicio, en el suicidio lento,
el tener que escribir para vomitar esta furia.

Hasta que llegue otra dama a arrebatarme lo único que tengo
o cuando sus egos superen los míos y decida desecharme
me quedo con lo frágil expresando lo inexpresable
porque en mis ciudades el sin sentido es lo que otorga significado.

Ilustración: Januz Miralles

* Mayo 2015

El ángel caído

Recuerdo este lugar en donde no había espacio para la carencia. Queríamos aprender lo que se experimentaba en esa lejana existencia, pues allí había un sin fin de sensaciones por conocer, una infinidad de posibilidades para ascender. Recuerdo también nuestras peleas infantiles por bajar a aquel planeta, cada uno deseaba con ansias llegar primero para tener ese cuerpo que va creciendo mágicamente. Cuando llegó mi momento sabía que sería diferente, pues jamás había experimentado el Tiempo. Entonces vi todos los caminos posibles, como cientos de escenas flotando. Cómo iba a ser tan difícil, pensé, cómo podría caer en la maldad de los hombres. Fui tan ingenuo.

Por decreto divino me convertí en fémina, con los años fui olvidando y me enfoqué sólo en la materia, llegué al punto en el que no pude sonreír, caminar con normalidad, ni comprender el significado de las palabras. Es que ese mundo perverso se me hizo tan ajeno, hombres asesinando mujeres, padres golpeando a sus hijos, ¡otros que corrompen la inocencia de los niños!, seres que degeneran la verdad en nombre de dioses falsos, acumulando riqueza mientras tantos sufren por hambre y enfermedad, ¿cómo se iban a respetar entre ellos si no son capaces de respetar un animal? y el amor, ese regalo tan sagrado, era el sentimiento más vulnerado.

¿Cómo puede un ser humano ser capaz de tolerar aquello? Era insoportable esa sensación de tener las manos atadas, el dolor al ver que todo cae y que la vida pasa sin más, porque allá las vidas pasan simplemente. Sin embargo, ésto no debía importarme y en cambio, para lograr aceptar esa realidad inadmisible sin morir de tristeza, me recetaron medicamentos que me durmieron aún más. Finalmente perdí las ganas de vivir. A pesar de ello el Gran Espíritu me ha recibido y no ha perdido su fe en mí, pero ahora que me encuentro a su lado debo volver a ese infierno, a pagar el Karma por haberme quitado la vida.

Ilustración: Alexandre Cabanel

* Junio 2014

Diagnóstico

Hoy desperté y la apatía me impregnó los huesos
al sentarme en la cama una ligera brisa me hipnotizó
cuando desperté otra vez ya era tarde para risas
pero tampoco tenía permitido derramarme.

Hice lo que pude por pararme frente al espejo
lavarme la cara de tantos rasguños
peinarme el cabello enredado de las pesadillas
y soltarme la noche de los ojos y la piel.

Tenía inundada la boca de mil palabras
recuerdos de mentiras, traiciones y odios
tenía el pecho callado de agujas y humo
mi cuerpo no respondió, y llenándose de hormigas
pereció.

Caminar nunca fue tan difícil
más aún cuando hay que vestirse de normalidad
seguir como si no estuviera la muerte rondando
como si no hubiera un insecto devorándome
el cerebro, la voz, las ganas que nunca tuve
pero que inventaba para sobrevivir.

¿Y ahora dónde están esos anhelos?
el parásito que me habita los escondió
se ha manifestado luego de reírse en mi cara
a causa de aquello que siempre supe y no quise aceptar:
por más que intente arrancármelo del alma nunca se irá
seguirán atormentándome sus gritos y delirios
sus golpes y su habilidad para arrastrarme.

Y yo que solo quería olvidarme en el silencio
desenvolverme y salir volando lejos
o dormir para siempre mientras me abrazas
mientras sonríes y me cantas
mirarnos, soñarnos, y nada más.

Ilustración: Agnes Cecile

* Mayo 2015

Espejismo

Lo quise,
lo suficiente como para descansar junto a una bestia.

Lo amé,
tanto como para ver un sol donde todos veían una sombra.

Lo domestiqué,
luego él quiso encerrarme en su jaula.

Creí,
que podría salvarlo si le daba hasta el aire que respiraba.

Esperé,
contando los segundos, los minutos, las horas.

Entendí,
que no se puede entregar la vida a quien te quita la calma.

Huí,
deseando ser fiel a mis palabras.

Me perdoné,
y el tiempo hizo su magia:

Aprendí,
y toda la culpa se desprendió de mi espalda.

Ilustración: Aykut Aydogdu

** Fue hace casi cuatro años. Es extraño recordar que detrás de estas palabras hubieron gritos, insultos, golpes y tanto miedo.

Extranjerx

No necesito este planeta,
me niego a vivir en un lugar tan perverso,
he sido criada por estrellas que se han extinto hace tanto tiempo,
así que me voy a buscar el refugio a otra galaxia
esperando encontrar el origen o el final.

Sé que estas son sólo letras muertas
y yo otro que sucumbe ante el sueño invernal,
porque duele dejar la utopía en pos de una vida,
duele cuando ya es tarde para cambiar el mundo,
duele no poder dar alimento a todos los hambrientos,
ni ofrecer un hogar al enemigo.

Por el momento,
no queda más que utilizar la poesía como instrumento subversivo,
que le sirva a mi propia consciencia dormida
y con un poco de suerte a la de algún otro perdido.

He de trazar el camino como un viajero
libre de países y fronteras asesinas
ciudadano del Universo, me declaro
y queriendo volver a Él, me despido.

Ilustración: Mer Young

“En nombre de los hombres prisioneros
y de nuestras mujeres deportadas
en el de todos nuestros camaradas
martirizados escupidos muertos
por no querer reconocer la sombra”
Paul Éluard

Apegos

Al fin puedo dedicarme a escribir,
a dejar de lado el exceso teórico
crear un universo tan sólo con mis dedos
volver a lo etéreo, convertirme en polvo.

No necesito apegarme a esta tierra,
amarrarme al idealismo,
a un país, familia, religión o partido,
pues el hombre es sólo un instrumento
y yo no seré otro esclavo en el olvido.

Compartiendo un dolor silencioso,
como tú he pensado en sogas, puentes y edificios,
pero si sola he nacido y sola he de morir,
pido mi juicio,
si he sido condenada desde vidas anteriores,
quiero mi juicio.

Si en mi frente está la marca de Caín,
voy a huir de ti y de mí,
pues las personas como nosotros habitan en la apatía
y sienten un vacío que no se llenará con un hogar
ni con un sueldo
ni con caricias
ni con diplomas
¡Mucho menos con poemas!

¡No necesito apegarme a esta tierra!
Si hay que trascender que sea de sangre y letras.

Ilustración: Gabriel Pacheco

* Enero 2016

La carta

Quisiera contarte algo:
he estado todo este tiempo
intentando hallar una lógica imaginaria,
entonces huyo,
de lo real y lo fantaseado
del agresor y el idealizado
de tus colores, tus alas, tus acordes y símbolos,
pues el mejor camino es la soledad.

Lo cierto es, que ya estoy suficientemente rota
y no quiero que nadie venga a curarme las heridas,
no necesito que alguien limpie la sangre que surge cada vez que me pierdo,
es que el mundo se me hace tan extraño y por eso prefiero el sueño
pero no te estoy hablando de amor,
estoy hablando de cíclopes, risas sinceras y juegos.

Si supieras lo que es esta mente ambivalente
que no me deja siquiera aceptar que te quiero,
pero no tienes que entenderme
solo tienes que quererme, aunque sea por un momento.

Lo cierto es, que me gustaría ser tu musa por unos días
volver a sentir antes de escapar de nuevo,
porque traes un discurso incomprensible
una maleta llena de sueños,
eres tan agua y yo tan viento
eres tan nube y yo tan suelo
tú contemplas, en vez de mirar
por favor, ¡nunca dejes de crear!
sin embargo, si he de extrañarte,
acepto con humildad mi Karma.

Se despide atentamente, Paula.

Ilustración: Alex Grey

* 2016

Oda a las moscas

Lo merecen
porque arruinan el verano, los almuerzos al aire libre
cuando se posan sobre los vasos con jugo natural
y hacen aún más asquerosa la carne muerta del animal.

Me repugna que se acerquen como queriendo ser amadas,
no permiten leer en paz con su sonido de ir y venir,
para qué hablar del dormir,
hay que perder tiempo tratando de expulsarlas.

Hacen burla cuando se abre una ventana y entra otra
hasta que se dan cuenta de que he perdido la paciencia,
parece que huelen la intención de rociarles el veneno,
cuando vuelvo con el remedio ya se han ido las malditas.

Entonces se produce la serendipia
y comprendo que su sentido es igual al mío:
joderle la vida
a quien se considere supremo.

Ilustración: Brian Viveros

Sueño II

Puedo decir que lo he visto,
he visto mi cuerpo mutilado convertido en una obra de arte,
estoy inspirada de la muerte y ansiosa por contemplar su rostro
como cuando el moribundo queda hipnotizado ante su belleza
y de repente ya no puede volver.

Pensaba en ésto cuando me dijo:

hija mía, tu fe te ha salvado,
el cuerpo animal se ha sacrificado,
ahora tu alma puede descansar,
será una insignificante muerte para el mundo
y un gran paso para tu ser astral.

Esta vez la poesía no te podrá salvar
pues está condenada a ser un grito mudo,
a remecer el espíritu sin saciar la sed de justicia
ni calmar el dolor
¿Cuándo la poesía ha sido causa de revolución?

Entonces desperté.

Ilustración: Christian Schloe

* Abril 2018

Diálogos: Desayuno

—¿Por qué tomas tantas pastillas? —preguntó.
—Son pa’l dolor del alma —dijo sonriendo.

La piezas se unieron en el recuerdo, tantas veces había querido entender su rareza. Por primera vez comprendió y pudo hacerse cómplice de su silencio.

Ilustración: Xuan Loc Xuan