25 de Noviembre

Cuando quise revelar mis palabras el aliado cantautor que admiraba
me preguntó si lo que escribí era realmente un poema,
días después supe que anduvo en una marcha feminista y critiqué su presencia,
me dijo ofendido -no sabía que eras tan RADICAL-,
yo le explicaba cual fémina abnegada los motivos de mi ideal.

Aunque se encendió mi alarma feminista no encontraba indicio de peligro,
no quise ver que su breve cariño se transformaba en una semana de indiferencia
para mí eso era conveniente después del estrés postraumático
que ocasionó el MACHO que decía amarme y que intentó ahorcarme,
ya no quería amores cotidianos.

De repente ocurrió el eclipse y limpió todo lo innecesario,
me enteré de que mi ALIADO tenía compañera, quizá desde hace cuánto,
mientras yo todo este tiempo confiando en sus palabras y en su soledad,
prestando mi cuerpo para traicionar a una igual,
que creía sus cuentos.

Sus excusas fueron obviamente un desastre, cada una más absurda que la otra,
NO lo entiendo, si ellos tan tenido poliamor durante toda la historia
y siguen sin importar el dolor ajeno, y quieren poseer más y más CUERPOS,
YO NO QUIERO placer a costa del sufrimiento de otra compañera,
porque no son suyas, somos NUESTRAS.

Meses después en el día contra la violencia
unas compas capuchas colgaron un lienzo monumental
cómo lo podría olvidar, -SI NO HAY JUSTICIA HAY FUNA- decía,
gran sorpresa tuve al ver entre los nombres a mi ex aliado
no una sino dos veces, debo reconocer que después de reírme, lloré.

La estatua en honor al hombre deconstruido terminó de caer,
el que predicaba amor libre y nunca tuvo responsabilidad afectiva,
fue esa mi insignificante experiencia,
¿¡pero QUÉ LES HIZO este weon a mis compañeras!?
¿aún no comprenden el por qué de una marcha separatista?

Cuidémonos hermanas, para no ser objeto de goce de machos narcisos
HABLEMOS, para no ser cómplices del silencio y sus engaños
para no perdernos más en versos de poetas nefastos
y que un abrazo fraternal
se lleve los nombres
de todos los hombres
que no saben amar.

instagram.com/katze.i

El plan

Cuando me vaya será sin previo aviso,
no dejaré cartas de despedida
ni haré maletas con zapatos o vestidos,
solamente pasearé por el parque.

Allí escribiré un poema o algo que se le parezca,
de ser suficientemente bueno tal vez decida quedarme
para seguir combatiendo insecto que me carcome el alma
y lo que me queda de cadáver.

Voy a suicidarme en el lenguaje
que se pase rápido la vida escribiendo
mientras me aniquilo a diario, cobardemente,
dibujando letras como gusanos
en un papel cubierto de tierra del cementerio.

Ilustración: Marion Bolognesi

* Junio 2018

Chile despertó

Hace tanto que no pasaba nada excepto la vida, pero la Verdad se hizo presente en el fuego,
he encontrado estas palabras entre los escombros
de las tablas quemadas y los vidrios rotos,
cómo no quedar hipnotizada ante tanta belleza
cómo no agradecer que al fin entran ganas de vivir.

Sin embargo quedé rota al escuchar el toque de queda
marcada de imágenes innegables de torturas,
del planeta muerto por la avaricia de unos pocos
mientras el ladrón supremo habla contra el vandalismo,
que se quemen entonces las sedes de los partidos políticos
tus supermercados explotadores y farmacias coludidas,
se quemará también tu nombre en los libros de historia
sabrá el mundo entero sobre esta patria genocida
porque somos los siete jinetes de tu apocalipsis.

Somos la herencia de los detenidos desaparecidos
el maltrato sostenido al pueblo mapuche en la Araucanía
somos todas las mujeres por las que nunca hicieron nada
los niños vulnerados por instituciones profanas
somos los ancianos viviendo en la miseria
los trabajadores diciendo basta a tus migajas
los estudiantes evasores exigiendo justicia.

Mandaste a tus perros con metralleta a una guerra
contra el pueblo que sólo tiene ollas y cucharas de madera,
me pronuncio hoy por los asesinados en las protestas
por los apresados en montajes de la policía
por la niña con balines en las piernas
por lxs abusadxs en comisarías
por los apaleados, atropellados, crucificados
por los que han perdido sus ojos
por la que apareció colgada en una reja para amedrentarnos
pero no…
YA NO TENEMOS MIEDO.

Ilustración: Instagram.com/catalina.cataclismo
Ilustración: catalina.cataclismo

Fiestas patrias

No existe la patria más allá del concepto vacío
inventado para que el pobre vaya a matarse a la guerra,
repudio su hipocresía y su celebración como imperativo,
me niego a ver mi país como una empresa,
a callar que a mi Tierra le han cortado la lengua.

¿Acaso se olvidaron de que todos somos indios?
¿se olvidaron de las dictaduras y femicidios?
¿debemos sentir orgullo de la ignorancia y el autoengaño?
¿de los robos al pueblo y de los jueces comprados?

Compañero de los doce juegos, traidor
de tu identidad mestiza, negador
mendigas las sobras mientras adoras la bandera,
es más fácil servir de buena gana al patrón
que asumirte huacho de un padre maltratador.

Tú, defensor de libertades envenenadas,
enemigo de la vida, padre de fin de semana,
no eres más que un asesino de sueños,
un violador de almas,
entiende que no sólo se vulnera
cuando se mata.

Ilustración: Malaimagen

*** A los borregos que aún celebran esta mierda y que son cómplices del abuso por acción u omisión, en nuestro país, en sus trabajos y en sus propios hogares. ***

Preguntas

La verdad es que miraba de un lado al otro y no encontraba el sentido. Me reprochaba con desesperación ¿realmente elegí vivir de esta manera?, ¿elegí esta condena de payaso triste cuya obsesión es verse decadente frente al espejo? En ese momento se quebró palabra y decidí mirar hacia arriba, pero me invadió tal sensación de vacío que desde ese entonces, camino con la mirada fija en el cemento.

Ilustración: Sam Guay

* Febrero 2011

Gnosis

¿Qué fue aquel impacto removió el cielo
y desmembró mi casa de arena y espejos?
¿qué es lo que me atrajo a caer en esta tierra muerta a condenarme?
¿revivir una y otra vez los mismos males?
el Espíritu que duerme en mis memorias
no comprende y se retuerce, tratando de volver.

Debí sospechar de los sueños en donde me visitaba de luto
de regalo un reloj detenido a las tres menos dos
y ahora dónde escondo el miedo y el rencor
si todo lo que aprendí se escapa de mis manos
y no hago más que ver cómo se aleja
¡casi alcancé las estrellas!
pero es más importante el animal que cargo.

Frente a la balanza asumiré todos mis pecados
pero hasta que ese momento llegue
sólo te pido una muleta, ¡no permitas que me lleven!
no me dejes como yo te he abandonado.

Las miles de páginas se han quemado
porque debí mirar una salvación lejana e inconsecuente
y elegí quedarme en el vicio, en el suicidio lento,
el tener que escribir para vomitar esta furia.

Hasta que llegue otra dama a arrebatarme lo único que tengo
o cuando sus egos superen los míos y decida desecharme
me quedo con lo frágil expresando lo inexpresable
porque en mis ciudades el sin sentido es lo que otorga significado.

Ilustración: Januz Miralles

* Mayo 2015

El ángel caído

Recuerdo este lugar en donde no había espacio para la carencia. Queríamos aprender lo que se experimentaba en esa lejana existencia, pues allí había un sin fin de sensaciones por conocer, una infinidad de posibilidades para ascender. Recuerdo también nuestras peleas infantiles por bajar a aquel planeta, cada uno deseaba con ansias llegar primero para tener ese cuerpo que va creciendo mágicamente. Cuando llegó mi momento sabía que sería diferente, pues jamás había experimentado el Tiempo. Entonces vi todos los caminos posibles, como cientos de escenas flotando. Cómo iba a ser tan difícil, pensé, cómo podría caer en la maldad de los hombres. Fui tan ingenuo.

Por decreto divino me convertí en fémina, con los años fui olvidando y me enfoqué sólo en la materia, llegué al punto en el que no pude sonreír, caminar con normalidad, ni comprender el significado de las palabras. Es que ese mundo perverso se me hizo tan ajeno, hombres asesinando mujeres, padres golpeando a sus hijos, ¡otros que corrompen la inocencia de los niños!, seres que degeneran la verdad en nombre de dioses falsos, acumulando riqueza mientras tantos sufren por hambre y enfermedad, ¿cómo se iban a respetar entre ellos si no son capaces de respetar un animal? y el amor, ese regalo tan sagrado, era el sentimiento más vulnerado.

¿Cómo puede un ser humano ser capaz de tolerar aquello? Era insoportable esa sensación de tener las manos atadas, el dolor al ver que todo cae y que la vida pasa sin más, porque allá las vidas pasan simplemente. Sin embargo, ésto no debía importarme y en cambio, para lograr aceptar esa realidad inadmisible sin morir de tristeza, me recetaron medicamentos que me durmieron aún más. Finalmente perdí las ganas de vivir. A pesar de ello el Gran Espíritu me ha recibido y no ha perdido su fe en mí, pero ahora que me encuentro a su lado debo volver a ese infierno, a pagar el Karma por haberme quitado la vida.

Ilustración: Alexandre Cabanel

* Junio 2014